Archivo de agosto, 2012


En los supuestos de crisis matrimoniales uno de los grandes problemas que se plantea es determinar cuál de los cónyuges permanecerá en el uso del domicilio familiar cuando no han llegado a un acuerdo al respecto; la autoridad judicial es la que debe resolver el problema atendiendo a los criterios que establece el CC, que dispone que en los casos de separación o divorcio y en defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado judicialmente, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella, corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden (artículo 96 del CC).

Cuando alguno de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

¿Quiere realizar una consulta concreta? ¿Necesita un abogado?  Llame o consulte a nuestros abogados