Archivo de julio, 2012


En los procedimientos de ruptura de pareja, separación o divorcio, la mediación es muy recomendable cuando los conflictos que se presentan tienen una especial complejidad o en los que el componente legal queda en un segundo término y priman otros factores de mayor incidencia en el origen o desarrollo de la disputa.; los casos en los que se sabe de antemano que una sentencia judicial no solucionará el problema son los más apropiados y los más susceptibles de ser mediados.

A título de ejemplo podemos pensar en la siguientes situaciones:

- Rupturas en las que se plantea la necesidad de mantener un negocio familiar en condiciones de rentabilidad; procesos matrimoniales en los que hay que adoptar una decisión urgente en relación con los hijos comuntes, etc.

El método es la combinación de dos condiciones que las partes han de aceptar desde el principio, como son la confidencialidad y la voluntariedad; su utilidad es indudable para determinados conflictos  y el coste económico suele ser muy inferior al de un procedimento judicial contencioso.

¿Quiere realizar una consulta concreta? ¿Necesita un abogado?  Llame o consulte a nuestros abogados

A la hora de valorar la posibilidad de establecer una pensión compensatoria para el cónyuge, al que la separación o divorcio, le produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro y con la mantenida durante el matrimonio, hay que tener en cuenta una serie de factores, que suelen ser muy numerosos y de difícil enumeración. A continuación vamos a hacer una enumeración, a título orientativo, para ver la infinidad de los mismos que influyen en la decisión final:

  • Edad
  • Duración efectiva de la convivencia conyugal
  • Dedicación al hogar y a los hijos
  • Cuántos de los hijos precisa atención futura, estado de salud de los hijos y recuperabilidad de los mismos
  • Trabajo del cónyuge que solicite la pensión o que pueda desempeñar por su cualificación profesional
  • Circunstancias del mercado laboral en relación con la profesión del perceptor y facilidad de acceder a un trabajo remunerado
  • Preparación y experiencia laboral o profesional, etc.

En definitiva, habrá que ver si existe una situación de idoneidad o aptitud para superar el desequilibrio económico producido por la sepación o el divorcio.

¿Quiere realizar una consulta concreta? ¿Necesita un abogado?  Llame o consulte a nuestros abogados