Archivo de enero, 2012


Cuando en una separación o divorcio se atribuye el uso y disfrute de la vivienda conyugal al cónyuge no propietario, la cuestión genera muchas dudas, aunque nuestros tribunales en los casos en los que se han ocupado de la cuestión, llegan mayoritariamente a la conclusión de que serán por cuenta de aquél al que atribuya el uso y disfrute de la vivienda conyugal las cuotas ordinarias de la comunidad, no así las extraordinarias que serán por cuenta del propietario.

Si por el contrario, el cónyuge al que se atribuye la vivienda es copropietario de la misma, el criterio que parece que prevalece es que deben repartirse todos los gastos, tanto los ordinarios como los extraordinarios, al 50 % entre el cónyuge que disfruta de la vivienda y el que no disfruta de la misma, de conformidad con lo dispuesto por el Código Civil en sus artículos 393 y 395, salvo que se trate de gastos que no sean necesarios para la conservación y sostenimiento de aquélla.

Para cualquier aclaración puede llamar a nuestro teléfono de consultas jurídicas 807 464 850