may 12, 2011

AUXILIO DE UN ABOGADO

Hay determinadas situaciones o etapas de la vida en las que se hace imprescindible el auxilio de un abogado, aunque la mayoría de ciudadanos no quiere tener el más mínimo trato con estos profesionales.

Dejando a un lado el monopolio de los abogados para defender a los ciudadanos en la práctica totalidad de juicios, estas situaciones extrajudiciales serían:

Cada vez que tenga que acudir a un Notario. El Notario da fehaciencia de los hechos tal y como ha ocurrido, cuida de la legalidad, pero no actúa en interés de las partes, como se ha demostrado en la concesión de hipotecas de la primera década de este siglo. Es muy habitual entre los ciudadanos no leer el acta notarial y fiarse de lo que le diga el Notario o la otra parte (bancos en gran mayoría), ante la parafernalia desplegada en estos rituales jurídicos.

A la hora de casarse y otorgar capitulaciones matrimoniales, también ante Notario. Si existen en España divorcios cada hora en los que será necesario la asistencia de un abogado, por qué no prevenir futuros conflictos desde el principio de la aventura matrimonial o de pareja (la sociedad actual evoluciona y las parejas de hecho presentan problemas similares a los matrimonios).

A la hora de redactar y firmar cualquier tipo de contrato, ya sea contrato de alquiler de vivienda, negocio, laboral, compraventa, etc. Más vale saber lo que se firma y no dejarse llevar por la euforia del momento, que no debe impedirnos un trato reflexionado y prudente con los asuntos jurídicos para negociar en igualdad de condiciones.

Para cualquier aclaración puede llamar a nuestro teléfono de consultas jurídicas 807 517 561

Deje su comentario

*