mar 7, 2011

LA TRAMPA DE LOS 110 KM/H

Con esta medida de ahorro energético y toda la publicidad del fin de semana parece que se pretende consagrar la exactitud y fiabilidad de los radares: si conduces a 111 Km/h tendrás una multa de 100 € asegurada. Pero debemos advertir que las alegaciones ante un procedimiento sancionador por exceso de velocidad siguen siendo las mismas, como los errores y excesos de la Administración a la hora de sancionar.
 
Como regla general, debemos oponernos a todo intento de sanción por parte de la Administración aunque sólo sea para forzar errores, caducidad del procedimiento, etc. Lo primero, leer bien la notificación en busca de plazos, leyes o reglamentos aplicables, y todos los datos relativos al cinemómetro, fechas de revisión y margen de error. Después, alegaremos en consecuencia, obligando a la Admistración a trabajar y probar que su trabajo ha sido realizado escrupulosamente.
 
Como excepción, habrá que valorar la reducción por pronto pago y que la Administración desestima la gran mayoría de recursos, por lo que nos veremos obligados a recurrir ante los tribunales sin posibilidad de condena en costas a la Administración. Eso sí, una multa por conducir a 111 Km/h es un exceso y desproporción, un afán recaudatorio sin límites que merecería toda nuestra repulsa.

Deje su comentario

*