Archivo de enero, 2011


El abandono de hogar sin causa razonable hace tiempo que se suprimió como tipo delictivo en el Código Penal, por lo que abandonar el domicilio familiar o conyugal no es en sí mismo un delito o falta. Actualmente, el tipo delictivo es el abandono de familia, menores o incapaces (artículos 226 y siguientes del Código Penal), que significará abandonar el domicilio familiar, no facilitar a los hijos la debida pensión de alimentos y no contribuir al sostenimiento del núcleo familiar.

Dice concretamente el artículo 226 del Código Penal:

1. El que dejare de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar o de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge, que se hallen necesitados, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12 meses.

2.  El Juez o Tribunal podrá imponer, motivadamente, al reo la pena de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar por tiempo de cuatro a diez años.

Respecto al cónyuge, es típica la acción de dejar de prestar la asistencia legalmente establecida para su sustento si este se halla necesitado, refiriéndose con el término necesitado, a lo que establece el Código Civil en su artículo 142:

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

…..

Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo

A pesar de que este tipo delictivo constituye una ley penal en blanco, no hay que confundirlo con el hecho de que todo abandono de hogar por parte del cónyuge sea constitutivo de delito (opinión muy extendida en la sociedad), sino que será relevante penalmente sólo los incumplimientos de los deberes más esenciales, cuanto estos adquieran gravedad, sean , haciendo bueno el principio de intervención mínima del Derecho Penal, permanentes en el tiempo y dejen al cónyuge en una verdadera situación de necesidad.

Pero el abandono de hogar sin causa razonable sí es un incumplimiento del deber de convivencia (artículo 68 Código Civil) que se transformará, si en 30 días no presentara el cónyuge incumplidor demanda de separación o divorcio, en cese efectivo de la convivencia conyugal. Es decir, una separación de hecho unilateral y decidida por el cónyuge que incumplió el deber de convivencia, lo que provocará varios efectos sobre la sucesión mortis causa, la pensión de alimentos entre cónyuges o el arrendamiento del domicilio conyugal. En estos casos, será el otro cónyuge el que deba demandar a su consorte solicitando el divorcio o separación por incumplimiento de los deberes matrimoniales desde el día que abandonó la vivienda familiar.

Nuestros abogados han resuelto innumerables consultas referidas a este tema, algunas relacionadas con medidas económicas del matrimonio, otras que relacionan el abandono de hogar con la patria potestad, otras el abandono pactado, otras como medida de escarmiento y alguna temiendo las consecuencias de una denuncia.

Para cualquier aclaración puede llamar a nuestro teléfono de consultas jurídicas 807 464 850

La finalidad de este tipo de consultas realizadas a abogados por teléfono, es realizar un primer análisis jurídico de innumerables situaciones a las que nos vemos enfrentados diariamente en todos los ámbitos de la vida: familiar, laboral, consumo, relaciones con la Administración, comunidad de vecinos, etc.

A continuación, vamos a enumerar 10 ventajas del servicio jurídico telefónico ofrecido por parte de los abogados de Letrados en la Red:

1.-Es un servicio jurídico inmediato; el cliente llama y directamente habla con un abogado.

2.- El cliente ve resuelta su duda legal en la misma llamada.

3.- Si la consulta jurídica es compleja, el compromiso de Letrados en la Red, es realizar un estudio en profundidad de la misma, y posteriormente enviar un correo electrónico al cliente  de manera gratuita con la respuesta a la consulta planteada.

4.- Si para resolverla es necesario revisar documentación, el cliente envía la documentación por fax al 902 502 746 o por correo a info@letradosenlared.com y una vez revisada la misma, se le envía un correo al cliente indicando que está revisada la documentación y que puede volver a llamar para hablar del contenido de la documentación.

5.- Es la manera más fácil y económica de tener una primera consulta con un abogado.

6.- Una vez planteada un consulta a un abogado, puede preguntar por él en sucesivas consultas; de esta manera siempre tendrá el mismo abogado a su disposición.

7.- Si no podemos coger la llamada por algún motivo, nos comprometemos a llamar al cliente en el momento que tengamos constancia de la pérdida de la llamada (supuestos excepcionales).

8.- Una vez resuelta la consulta telefónica, hacemos un repaso de la misma y si creemos que está incompleta, llamamos de manera gratuita al cliente para completar la misma.

9.- Si después de la consulta necesita un abogado para tener una entrevista presencial, redactar documentos, representarle en juicio, etc.. nosotros le ponemos en contacto con alguno de nuestros colaboradores repartidos por toda la geografía española.

10.- El 807 464 850 de LETRADOS EN LA RED es, una nueva y rápida manera de resolver sus dudas legales.