ene 8, 2010

Parejas de hecho

Una nueva forma de convivencia, cada vez mas extendida y regulada, pero que en ningún caso se puede equiparar jurídicamente al matrimonio.

Para acreditar dicha unión, lo más recomendable es realizar la inscripción en los Registros de Parejas de Hecho; aún así y en caso de no estar registrado, se puede probar dicha relación a través de contratos privados, capitulaciones matrimoniales, empadronamiento, existencia de hijos comunes, contratos bancarios, etc.

Si bien se exige que la unión de hecho tenga cierta estabilidad, la legislación actual no establece un plazo concreto a partir del cual se considera que existe la misma, salvo legislaciones muy concretas, por lo que aconsejamos que se registren, para evitar tener que estar demostrando posteriormente la existencia de tal realidad.

Las parejas de hecho pueden pactar libremente el régimen económico por el que quieren regir sus relaciones sin que les sean aplicables automáticamente los regímenes económicos propios de las relaciones matrimoniales como son el de gananciales , el de separación de bienes o el de participación.

Así, los convivientes podrán celebrar los pactos que estimen oportunos para gestionar, repartir la titularidad y los rendimientos de los bienes que tengan o que adquieran mientras dure su convivencia; en estos casos no podrá considerarse aplicable el régimen de gananciales, por lo que el conviviente tendrá que acreditar sus derechos sobre todos y cada uno de los bienes que compongan el patrimonio común.

Por ello, nuevamente aconsejamos pactar el régimen económico a seguir y las particularidades concretas que se quieran establecer y solicitar el consejo de un abogado en función de las singularidades que pueda presentar cada caso concreto.

Debido a que si no se realizó pacto por escrito entre los convivientes, aquí no podrá considerarse aplicable el régimen de gananciales, por lo que los convivienten tendrán que acreditar sus derechos sobre todos y cada uno de los bienes que compongan el patrimonio común.

La unión de hecho puede extinguirse por fallecimiento de uno de los convivientes, mutuo acuerdo entre las partes, decisión unilateral de uno de ellos o por abandono del domicilio común. Y pueden liquidar su régimen económico de mutuo acuerdo o de modo contencioso.

Deje su comentario

*